Amy Bruce (Q.E.P.D.)


Diciembre 03, 2007 

Una amiga a quien mucho quiero y extraño más me envió con toda la buena fe del mundo este correo:

Hi, my name is Amy Bruce. I am 7 years old, and I have severe lung cancer . I also have a large tumour in my brain, from repeated beatings Doctors say I will die soon if this isn’t fixed, and my family can’t pay the bills. The Make A Wish Foundation has agreed to donate 7 cents for every time This message is sent on. For those of you who send this along, I thank you so much, but for those who don’t send it, what goes around comes around. Have a Heart, please send this.Please, if you are a kind person, send this on.

PLEASE HIT FORWARD BUTTON NOT REPLY BUTTON. YOUR’S FAITHFULLY,AMY BRUCE amy.bruce@makeawish.com 

Lamentablemente no lo pude re-enviar. Las razones son varias, a saber… 

1.- Amy bruce no existe. A pesar de ello circula por ahí una versión de esta cadena de correo con “su fotografía”.

 

amybruce1.jpg

2.- La fundación Make a wish sí existe, pero no apoya campañas de este tipo, al contrario, indica en su sitio web que este tipo de cadenas les ha obligado a hacer aclaraciones, investigaciones y en general distraer parte del tiempo de sus voluntarios, tiempo que deberían estar aprovechando en servicios y apoyos a personas reales con problemas reales.

3.- No es posible rastrear una cadena de correo, por las restricciones y dificultades técnicas que significa.

4.-  Legalmente rastrear una cadena de correo significa infringir la privacidad de las personas, por lo tanto estaría incurriendo en un delito federal, al menos en los Estados Unidos.

5.- Si como parece ser este correo circula desde 1999, Amy Bruce tiene ahora (dic, 2007) 14 o 15 años o está muerta. 

6.- Amy Bruce es un caso muy parecido al de Rachel Arlington, otra inexistente víctima de la fatalidad que arreglará sus problemas mediante una cadena de correo.

7.- No creo en las cadenas de correo.   

En fin, que es una pérdida de tiempo. Lamentablemente la gente de buena fe, la gente decente llega a creer en ello y “por si acaso” accede a re-enviar este tipo de correos. 

Finalmente, insisto, no me creas a mi… vé a la fuente. Este es el comentario de la Fundación Make a Wish respecto a esta y otras cadenas de correo:

http://www.wish.org/about/chain_letters

 

SaludOz.

6 comentarios

  1. hola
    espero k no te molesthe qe thu informacion
    la haiga puestho en un mensaje
    iio zoi igual qe thu nunca eh creido en esas
    cadenas zolo las reenvio x divercion
    bno me vo0i aka te dejo mi messenger pa platicar
    maribeth2001@hotmail.com
    ii mi metroflog
    http://www.metroflog.com/maribeth98
    PD me enkantho pagina

  2. María Elizabeth:
    No, no me molestha ke haigas puezto la informacion en un mensaje. Au contraire.
    Grax por tus datoz y opinión.
    Un abrazo Regio.

  3. Bueno, yo tampoco creo en las cadenas de correo, así como en muchas “asociaciones voluntariosas” pero… dime una cosa, qué ganan los que hacen estas cadenas?

  4. Bueno y te felicito por un buen blog…

  5. Diana Lorena, antes que nada te agradezco profundamente el haber pasado por mi sitio y haber dejado tu comentario. No puedo solamente agradecer tu visita, me sentí en la necesidad de responder el mensaje; esta no es una respuesta infalible o completa, no, solo es mi personal punto de vista.
    Comentas lo siguiente:

    Bueno, yo tampoco creo en las cadenas de correo, así como en muchas “asociaciones voluntariosas” pero… dime una cosa, qué ganan los que hacen estas cadenas?

    Creo que esta, como la mayoría de las situaciones, tiene más de una faceta.
    No sé exactamente qué ganen quienes hacen las cadenas de correo.
    Seguramente cada uno tiene su propia razón, pero creo –yo creo- que hay varias razones generales que mueven a quien crea o promueve una cadena de correo. A saber:

    A.- La buena fe.
    La de aquellos que buscan el bien para sí mismos y para los demás, los que intentan evitar un daño, como la transmisión de una enfermedad, de un virus o la comisión de un delito o el deterioro ambiental o cualquier cosa que dañe; son los que buscan ayudar a alguien que ha perdido un ser querido o buscan obtener y compartir el beneficio de un Santo, de la Virgen, de Dios mismo, o de Bill Gates o cualquiera que sea el fin u origen de su fe, aunque algunas veces la buena fe nos lleva a cerrar los ojos de la razón y el sentido común. Decía la Abuela que “… de buenas intenciones está empedrado el camino al infierno”.
    Aquí se puede incluir los mensajes positivos, bonitos, motivadores y levanta-muertos.
    Las cadenas de correo siguen y seguirán porque creemos, queremos creer o necesitamos creer.

    B.- La búsqueda de reconocimiento.
    De los que publicamos (sí, supongo que debo incluirme)… de los que publicamos lo que sabemos o creemos saber sobre eventos novedosos, a veces insólitos o impactantes como nuevas enfermedades, imágenes imposibles, fenómenos sobrenaturales, descubrimientos, etc.
    Destacan aquellos que haciendo uso de toda su iniciativa traducen cadenas y las re-envían.
    Lamentablemente a veces se busca más la publicación que la verdad detrás de lo que se publica; esta actitud es muy semejante a la que ya se observa en algunos periodistas de-a-dos-pesos que publican noticias sin fuentes confiables o sin una investigación previa que avale lo que publican, sí como las cadenas de correo… La famosa “Banda de La Sangre”, nacida de una cadena de correo estuvo en la señal de TV Azteca, específicamente del noticiero Hechos, hace algunos ayeres; una leyenda urbana llevada al rango de Noticia.

    C.- La denuncia.
    Cuando se busca establecer un punto de vista personal o de grupo acerca de algo negativo, potencialmente negativo o absolutamente negativo.
    La denuncia ocurre cuando se busca romperle la cara a algo o alguien y no se puede; sea a un delincuente o presunto delincuente; a un político corrupto o a su partido, a un deportista, a un adversario político o simplemente se trata de quemar a alguien como Sonia Cabrilis por alguna desconocida razón.
    Aquí la denuncia, al depender del punto de vista de quien la envía o la re-envía puede convertirse en denostación, calumnia, difamación o como mínimo chisme.

    D.- El Ocio.
    Sí, hay quien nada tiene que hacer y envía cadenas solo por le placer de ser; son aquellos que al más puro estilo de “El Destroyer” (de Héctor Suárez) como razón única para fregar tienen un tímido “…’Pos nomás”.
    Pregúntale a Silvia Vargas Husted.

    E.- La Mala Leche.
    Sí, hay quien busca solo fregar por el placer de fregar.
    ¿A quién fregar? No importa, fregar a quien sea; fregar al servidor de correo saturándolo con basura o a Bill Gates porque ya tiene mucho dinero y no lo reparte o porque se odia a Windows, a Hotmail o a Google o a Quien-sea.
    Aquí hay que agregar una subdivisión; la Mala Leche del remitente que se ayuda de la Superstición del Destinatario; la cadena típica que se re-envía so pena de que te caiga la Maldición Jarocha o te quedes hasta sin cabello si no envías 25 copias a tus contactos.

    F.- El Buen humor.
    Sí, las cadenas de chistes y bromas.
    Esas no hay que desmentirlas, hay que disfrutarlas aunque de ellas también se agarran los que buscan el billete.

    G.- El billete.
    Hay quien es motivado por el beneficio económico. ¿Cómo? Consiguiendo direcciones de correo electrónico. ¿Para qué? Para recopilarlos y construír bases de datos que luego venden a quienes hacen mercadotecnia por correo electrónico, generando correo-basura o Spam, como le llaman los que saben.
    ¿Acaso no has recibido alguna vez un mensaje sobre un producto o servicio del cual tú no solicitaste información? ¿De dónde sacaron tu dirección?
    Los buzones de correo diariamente reciben mensajes con ofertas sobre Réplicas de relojes de lujo, píldoras como Viagra o Cialis y ofertas de tipo sexual.
    Respecto a esto, adelante incluyo un ejemplo de una cadena de correo con 258 direcciones incluidas y las curiosidades que se pueden encontrar en ella.
    Las cadenas de correo con troyano incluido no son el único modo para obtener direcciones de correo; hay quien genera robots o programas que buscan direcciones en la red o bien se agregan en listas de correo o foros y ahí las encuentran.

    Total que cada persona tiene su razón particular y cada correo lleva su propio motivador. Por eso yo no creo en las cadenas de correo, pero las sigo leyendo, porque a veces resultan ser reales, a veces vale la pena desmentirlas o son ocurrencias dignas de leer.

    En muchas de las cadenas se pone de manifiesto la credulidad de quien crea, envía o re-envía la cadena. Y no está mal creer, pero me parece poco apropiado creerlo todo o creer en todos. Opino que es más prudente verificar lo que se lee, aunque no siempre es fácil y a veces no es ni siquiera posible; las mentiras vuelan con mayor facilidad que sus desmentidos… y se venden más y mejor.
    Desmentir una cadena de correo que asevera una burrada toma mucho más tiempo que simplemente re-enviarla.

  6. esto es sierto el caso de la raquel esta sirculando en el facebook tambien pero nadie me cree

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: