Yo y mi bocota.


aviso1.jpg

 

Usualmente cuando hablo  o escribo no uso -muchas- malas palabras o palabras altisonantes, decía elegantemente mi Padre. 

(Esquivemos por favor la polémica de que “no hay malas palabras”, que “todo depende de como se digan” , que “lo malo está en quien escucha y no quien dice” y mil etcéteras… ) .

…Y es que es verdad que hay ciertas personas que se encabronan cuando las escuchan y sus razones tendrán; yo solo sé que para decirlas hay que tener una razón que puede ser desde pegarte un fragadazo en un dedo o hasta mentarle la madre a un Político Mexicano  o de cualquier nacionalidad; porque hay que saber decirlas y saber en dónde y con quien decirlas. Sin embargo, las “Malas palabras”, el lenguaje fuerte cuando se lee, se escucha con la propia voz,  y como que empieza uno a justificarlo.

Así pues cuando me sienta en la necesidad de escribir alguna “majadería”, como las llamaba  mi Abuela o una pendejada, diría yo, pues estarán avisados.  Así el que quien quiera arriesgarse a leer será su muy personal bronca y no mía; estando solitos con su pantalla pueden ver y leer lo que se les antoje, total, nadie los ve. 

Porque, seamos claros, hablar con chingaderas es de mal gusto, pero solo cuando nos oyen… ¿que no?

aviso1.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: